Transmisión al hombre y ciclo evolutivo

Entre los nematelmintos los hay que son parásitos toda su vida, otros solamente en el estado adulto; la larva siempre vive libre; los hay, por fin, cuya evolución necesita varios huéspedes sucesivos.
En el áscaris el desarrollo del embrión es directo, es decir, que sufre muy pocas modificaciones desde que nace hasta su estado adulto.
Los huevos salen al exterior del aparato digestivo del hombre junto con las materias fecales, y llegan de nuevo al aparato digestivo del hombre por la boca, cuando éste bebe agua contaminada o come verduras crudas y mal lavadas o frutas recogidas del suelo.
Los jugos digestivos del estómago disuelven la cáscara de los huevos del áscaris, y el embrión empieza su desarrollo en el intestino delgado.
El embrión nunca está solitario; muy a menudo en el mismo individuo se han observado 10 o 15 ejemplares que viven apelotonados obstruyendo el intestino produciendo lesiones peligrosas, que se convierten en puerta de entrada de graves infecciones.

Evaluación